top of page
Buscar

Gran Buda americano (Panóptica del exceso)


I


Mi bautismo fue en el Golden Corral de Sierra Vista

lo recuerdo:

bajo 5 mil watts

de una luz con potencia atómica

un camposanto de pollos

nos devuelve su plateada sonrisa,

hay

apenas plumas pedazajos

de piel achicharrada,

pero ni un solo muslo

para los cachorros ruidosos

diletantes del consumo,

de la nada.

ALL YOU CAN EAT

por solo $tualma.99



II


Imagine there's no chicken

porque de pollo frito dos montañas

seven steaks cual pirámide texana

medium term

este hommie

en dos mesas pegadas

tiene su cena, la última dos veces

multiplicado el pan y los peces

nomás para él

en silla doble 4x4

sonrosado cual tímido ocaso

grande acaso como 24 apóstoles y dos veces Jesús

risa de obús,

manos de pan

amigo

de todas las meseras

padrino

del hijo de la güera

bonachón sin parangón

en toda esta ciudad pop-up

veterano

de la tropicalísima guerra

kamikaze

en las venas coronarias

cirujano

del estofado que quieras

Gran Buda americano

dios

de la acumulación originaria.



III


Y nosotros

entre vítores y maravilla

tantas cosas tan buenas

tanta carne

'ira,

échale salsa inglesa

¿a qué?

A todo hasta las papas

mi papá

contrabandeó una habanera

porque aquí nada enchila

dice

que nada es de a de veras,

aquí tenemos que cambiar de plato

qué loco

y hay nieve

puedes agarrar toda la que quieras

toda la nieve

todo el pastel

todos los steaks

todo el pan con mantequilla

toda la verdura, pero eso qué

hay hasta pizza aunque está mala.

Todo

qué palabra tan extraña para nuestras boquitas de Play-doh

todo

todo

hasta dónde terminará de extenderse

todo

y nada coexistiendo de algún modo

en los estantes

y nosotros,

creíamos que nuestros deseos no tenían fin,

creíamos que nuestra hambre era planetaria

vimos en la interminable barra de comidas

lo diminutos que eran nuestros sueños de hierba y codorniz

conocimos la exuberancia como ataúd

el hartazgo

la inquietante infinitud,

nos dimos cuenta de que éramos pedestres y vanos

animales humanos

salivando

frente a la parrilla.


 

La ciudad desbordada. Contaminación del aire. De Lilia Carrillo. cuadro abstracto
La ciudad desbordada. Contaminación del aire. De Lilia Carrillo
 

IV


Y él, su santidad trailera,

parado ahí frente a nos

en la fila del postre

monster

troca

ocaseando la tarde entera

Y nosotros

devotos de su circunferencia

cada quién su culto

mis primos, por ejemplo, lábiles y ocultos

decían chistes hirientes en nuestro idioma mojado

y yo en silencio

observaba sus manazas moverse

servirse obnubilado

en un ritual de óleos

generosa con creces

rebanada de pay de zarzamora

y cuando

el iluminado

puso su plato bajo la máquina de nieve

y enterró

como si puliera el horizonte de algún valle

la rebanada bajo blanca dulzura

dijo ice cream

y todo se hizo nieve de sweet sweet vanilla.

Las puertas del NIRVANA

abiertas frente a nosotros

en esa imagen

para solo los audaces,

los dispuestos

los de ojos bien abiertos.

Algunos eligieron no ver,

otros fueron parciales

eclécticos

yo seguí las tablas al pie de la letra:

pay,

montaña de nieve encima.

Y él

en su camino de regreso

en su infinita gracia

al ver con sus ojos grisáceos

mi tributo erigido

marmóleo, opulento, excesivo

puso su mano en mi cabeza

y enunció

“Gran buda americano soy

amo de tu país y el mío,

del ayer y el hoy

de planicies y canales

unjoté de las mil mantecas

provenientes de los 4 puntos cardinales”.

Amén


 
Aziz Córdova (Agua Prieta, Sonora. 1995). Actualmente es lavaplatos y escribe poesía en sus ratos libres, pero los papeles se deshacen con la humedad. Cuando se pone el sol es editor en Retina de Gallo. Estas tres cosas las hace con más amor que oficio. azizcoflo@gmail.com
117 visualizaciones0 comentarios

Entradas recientes

Ver todo

Comentários


bottom of page